viernes, 15 de enero de 2016

Receta de inspiración instantánea


            Hoy, en esta nueva edición de “Sopa de letras, empanada mental”, su programa nocturno favorito, aprenderemos una forma rápida y sencilla de preparar la famosa receta de la inspiración literaria.

            Ingredientes
1 Maleta o mochila amplia
1 Hoja en blanco
1 Bolígrafo o pluma estilográfica
1 Reproductor de música con <inserte nombre de músico/grupo musical que más odia>
1 Caja grande de madera sin tapa o cubierta
1 Palo de la misma longitud que el largo de la caja
1 Orfeo (+ instrumento musical)
2 Tapones para los oídos
1 Rollo de cuerda de 3m
1 Saco de patatas suficientemente grande como para meterte dentro
1 Pasaporte/DNI en regla
Dinero
Ropa de camuflaje
Material de escalada de su elección
Sal
Limón
Tequila

Preparación
            Coja su maleta o mochila e introduzca dentro sin desembalar todos los ingredientes, salvo su pasaporte o DNI y parte de su dinero. Coja dicha documentación y compruebe en su centro gubernamental más cercano que no pesa sobre usted ninguna condena judicial ni restricción para viajar por la Unión Europea, no se puede cocinar en condiciones con la cocina sucia; una vez certificado, acuda a un aeropuerto y compre con el dinero que hemos apartado previamente un billete a Grecia, preferiblemente al aeropuerto de Salónica-Macedonia, por la cercanía de los sabores. Recoja su mochila con los ingredientes y embarque.
            Una vez en su destino, diríjase sin demora al monte Olimpo, escale con su material de escalada y trate de localizar una fuente mineral natural en sus laderas con un pedazo de encimera despejada pequeño descampado en las cercanías. En ese descampado, comience a emplatar de la siguiente manera: Coja la caja, ubíquela del revés y apoye uno de los bordes de menor longitud en el suelo y sostenga el otro en alto con el palo; disponga justo debajo, la hoja en blanco en el centro con el bolígrafo encima y el reproductor de música a su lado.
            Una vez terminada la trampa, manténgala a fuego lento mientras usted se viste con las ropas de camuflaje detrás de un arbusto. No olvide encender el reproductor una vez vestido y asegurarse de tener el resto de ingredientes a mano antes de sentarse a esperar.
            Con el sonido de la repelente música y la llamada de la hoja que ansía ser llenada de letras, no tardará en aparecer una criatura conocida como Musa del Olimpo, quien se acercará primero con desconfianza, pero que no podrá evitar querer escribir en la hoja y querer enseñar a esos músicos de pacotilla lo que es la música verdadera... o al menos lo que es el silencio por respeto a la cordura. Cuando esto ocurra, la trampa habrá funcionado y la musa se encontrará lista en la caja, pero no podemos mantenerla ahí demasiado o se quemará con nosotros.
            Este es el momento de utilizar nuestro Orfeo y su instrumento musical. Deberemos ponernos nuestros tapones protectores (por si su música nos salpica), acercarnos a la caja con él y pedirle que toque suavemente hasta reducir el nivel de consciencia de nuestra musa. Podremos ayudarnos de la sal, limón y tequila si deseamos que se duerma más rápido, pero no debemos pasarnos, al fin y al cabo ese acompañamiento lo estamos reservando para nosotros mismos.
            Una vez dormida, levantar la caja, atar con la cuerda e introducir en el saco. Recoger todas nuestras pertenencias; también todos los desperdicios que hemos generado para intentar regalárselos al Orfeo como compensación por su colaboración. Aceptará todo menos el reproductor de esa música del averno... así que rómpala en mil pedazos y entiérrela sin que le vea nadie recíclela. Libere al Orfeo en el Olimpo para compensar a Zeus por lo que se lleva.
            Regrese al aeropuerto y facture su musa. Como aún le queda parte del dinero que no hemos utilizado, haga el favor de no ser tacaño y comprarle a su madre una postal, como mínimo. Una vez en su casa, disfrute de su musa y celebre su recién adquirida inspiración con sal, limón y tequila, ... ¡pero no se empache demasiado!
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario